Reportajes
Entrevista publicada en la Revista “Nuestro Folklore”
Tandil, Año 2009

NÉSTOR DIPAOLA Y SUS PREFERENCIAS RESPECTO DE LA MÚSICA FOLKLÓRICA

En este espacio destinado a recoger las impresiones de personas de la ciudad sobre el folklore, esta vez decidimos entrevistar al profesor Néstor Dipaola, periodista e historiador de Tandil.

-¿Qué representa el folklore en su vida?
- Me crié en el campo, en tiempos en que todavía no existía Radio Tandil y había pocas emisoras de Buenos Aires. Por entonces, llegaban “como locales” las emisoras de Montevideo, que se escuchaban muchísimo, no solamente en la campaña sino también en la ciudad. Una de ellas, CX 4 Radio Rural, es especialista en programas folklóricos. Aún hoy, una importante franja de personas seguimos sintonizando algunos de sus programas por el 610 de AM. Recuerdo entonces que me crié escuchando, por ejemplo, a Los Olimareños, Alfredo Zitarrosa y payadores de la talla de Walter Apezetche, el Indio Bares, el Pampa Barrientos. También pasaban, al igual que ahora, temas de argentinos de la excepcional jerarquía de don Atahualpa Yupanqui o doña Mercedes Sosa, entre otros.

-¿Qué tipo de folklore prefiere?
-El uruguayo. Por supuesto que soy admirador de Yupanqui por su repertorio, sus canciones comprometidas, al igual que muchos otros. Pero son menos.
-¿Usted quiere decir que los uruguayos han dado más compositores y cantantes, a pesar de ser un país mucho más pequeño?
-En realidad tenemos una historia común y usted sabrá muy bien que nos separaron los ingleses luego de la guerra con el Brasil. El propio Artigas, cuando eso ocurrió, pronunció, desde el exilio en Paraguay, la célebre frase “Ya no tengo Patria”. Él no quería una independencia como la que Gran Bretaña les concedió cuando intervino para ello. Artigas bregó siempre por la “Patria Grande”. No pudo cumplir con su sueño y así estamos. Pero retomando su pregunta respecto de lo musical, le diría que sí, estoy convencido de que los hermanos uruguayos han desarrollado un folklore más nutrido en cantidad y calidad.


-¿A qué elementos se refiere cuando hace mención a la cuestión de la calidad?
-Entre otros valores, a la poesía y al compromiso de esos poetas y cancionistas con la sociedad.

-¿Se refiere a las “canciones de protesta”, por ejemplo?
-No, nada que ver. Son tan brillantes que no les hace falta ni la protesta ni el panfleto. El compromiso es otra cosa. Es dejar para la posteridad un testimonio sobre una realidad que ocurre hoy. Por ejemplo Daniel Viglietti, en “El Chueco Maciel”, desgrana en sus versos cantados lo que hoy es la terrible problemática de la delincuencia en el Río de la Plata. Cuando aquí se habla de bajar la edad de imputabilidad, no se entiende o no se quiere entender que si se baja a los 16 van a delinquir los chicos de 15, ó 14, ó 13, ó 12 porque para ellos es lo mismo. No han tenido ni pan, ni oportunidades, ni escuela. (“Encuentra la triste basura donde viven mil; encuentra la muerte, encuentra el silencio de aquel cantegril. El Chueco, redondos los ojos y sin pizarrón. Mirando… mirando a la madre, mirando al hermano, aprende el dolor; asalta el banco y comparte con el cantegril… como antes el hambre, comparte el botín”).

-Incluso Zitarrosa tiene canciones hermosas sin tocar para nada lo social.
-Muchísimas. Fíjese “El violín de Becho”. A esta altura, podría decirse que ya es música clásica. Por la letra y por la melodía también. (“Mariposa marrón de madera, niño violín que se desespera, cuando Becho lo toca y se calma, queda el violín sonando en su alma…”).

-Incluso suele haber letras que muchos creen que son de autores argentinos y luego se descubren que han sido escritas por uruguayos.
-Es otra realidad. Somos un poco “Los Salieri” de los yoruguas… Un caso es “Chiquillada”, que como la cantó Leonardo Favio, muchos creen que es suya, cuando es de José Carbajal, “El Sabalero”, del pago de Juan Lacaze, departamento de Colonia. Quién no recuerda aquello de “Pantalón cortito, con un solo tirador… con cinco medias hicimos la pelota…”. Y una vez escuché a un colega decir por radio “Hemos escuchado El Orejano, de Jorge Cafrune”. ¡Tremendo error! Por empezar, el famoso “Turco” fue un gran intérprete pero no escribió nada. La letra le pertenece a Serafín J. García, uruguayo de Treinta y Tres, que la escribió en 1935, el mismo año que Cambalache, y tiene bastante similitud, aunque con neto corte gauchesco. (“Yo sé que en el pago me tienen idea, porque a los que mandan no les cabresteo, porque a tuitos ellos le han puesto la marca, y tienen envidia de verme orejano…”).


-¿Osiris?
-Uh!!! ¡qué gran poeta don Osiris Rodríguez Castillos! Ha escrito tanto y tan lindo. ¿Conoce el tema “de Corrales a Tranqueras”?

-Sí, lo cantó Miguel Duré en el último Recital de homenaje a Zitarrosa.
-Sí, lo incorporó a su repertorio. La “escena” transcurre en dos pueblitos del departamento de Rivera, en el norte del Uruguay, límite con Brasil. “De Corrales a Tranqueras… cuántas leguas quedarán… dicen que son 11 leguas, nunca las pude contar”. El autor cuenta en su poema hecho canción, que cuando era joven no las contó porque no le interesaba. Iba contento en el caballo, en procura de su amor. Ya cuando viejo, relata en sus versos: “Hoy que me duele la vida… cansao de tanto changar, faldeao por los redomones, ya no las puedo contar”. ¿Se da cuenta? Al tipo no le duele solamente “un huesito”, ha trabajado tanto en cuantiosas changas mal pagas, que directamente “le duele la vida”…

-Sabemos que a usted también le agradan la murga uruguaya y el candombe?
-Sí, el candombe como expresión apasionada de le negritud y la murga por las letras picarescas que también pintan la realidad. Y porque cuando se presentan en los escenarios reúnen mágicamente literatura con teatro, excelencia musical, vestuario y todos los demás componentes.

-¿Quizás ese “sabor oriental” lo llevó a usted a escribir la milonga que le dedica a Tandil?
-Es posible. “Tibio 4 de abril” es una historia de la ciudad en ocho décimas. La grabó Miguel Duré en su disco y quedó muy linda. A lo mejor si mis vivencias de niño hubiesen sido las chacareras, por ejemplo, habría empleado ese formato.

Ver Reportajes


Subir
- Néstor Dipaola -
historiadordetandil@gmail.com - nestordipaola@yahoo.com.ar - Teléfono móvil: 0249-154-628639
Tandil - Provincia de Buenos Aires - Argentina