Libro "Para que Sirven los Inspectores"

"Para que Sirven los Inspectores"
En la Argentina existen muy pocos trabajos referidos a la supervisión educativa. Seguramente no es por falta de interés, sino porque el rol del inspector continúa siendo un tema tan polémico como oscuro.
En este trabajo, el profesor Néstor Dipaola, Inspector de Educación Superior de la Provincia de Buenos Aires durante cuatro años y medio desde fines de 1990, y suspendido en 1995 mientras se encontraba en uso de licencia sin goce de haberes, cuenta desde adentro su propia experiencia.
Y lo hace publicando nada menos que su alegato (autodefensa) que oportunamente remitió a las autoridades que se lo solicitaron, con motivo del sumario de que fue objeto, "por su inconducta de hacer declaraciones a la prensa", tal como consta textualmente en la acusación.
El autor considera que la presencia del inspector en el sistema educativo es necesaria, pero que en las condiciones actuales no sirve prácticamente para nada, pues muchas veces no es otra cosa que "un cartero de lujo".
En este libro se publican memorias del supervisor-escritor, aspectos del sumario, pintorescas anécdotas y sobre todo muchas reflexiones válidas para un imprescindible debate sobre el tema. Dipaola asegura que no solamente desde la supervisión educativa sino desde el rol del docente en general, sigue faltando ese cambio de actitud que humanice y sincere las relaciones.
Este relato es vivo y atrapante porque destaca los valores humanos por sobre todos los demás. Y no es para menos: en su trayectoria como inspector, confiesa haberse metido en las aulas, pero también en los teatros y en los bares de cada pueblo, para conocer a la gente y desarrollar desde otra perspectiva su trabajo.

CAPÍTULO I
ESA INCORREGIBLE UTOPÍA

La ñata contra el vidrio           15
Una señora con sobrenombre guaraní      15
El principio de la utopía         16
El debut: Tres Arroyos            17
Una carrera importante en Tres Arroyos            19
San Cayetano: entre el "Pampa" y la vía...                   20
El Instituto con un solo directivo     20
En La Plata: con máquina, y hasta oficina...       21
"Tendrá que abrir todo de nuevo, señora..."                 22
La utopía, como la libertad, no llega sola            23

CAPITULO II
PRIMERAS JORNADAS DE REFLEXIÓN SOBRE
             LA FORMACIÓN DEL MAESTRO                 

El "embale"          25
Una Secretaria, pero ...¡académica! 26
"Con tu puedo y con mi quiero, vamos juntos, compañero" 26      
La "cama elástica"                   27
Los estresantes días previos            28
El acto inaugural: mensajes y salutaciones de funcionarios 28
"Una educación distinta: generar un cambio de actitud"      29
El mensaje de la Universidad:         29
La voz de la Directora             30
El primer panel: Ada Morandi, Jorge Fasce, Inés Daleoso    30
El segundo panel: Zulema García, Emilce Botte, Emilio Tenti        31
Las ponencias y el trabajo de las comisiones      32
Evaluación de las Jornadas, por parte de la gente       32
El libro de las Jornadas, que cautivó a Víctor Hugo Morales          34

CAPÍTULO III
VIENTOS DEL NOVENTA Y UNO

Ecos de las Jornadas     35
El sumario de San Isidro        36
Los Consejos de Escuela                  37
El Centro Educativo Abierto en la vieja estancia del Tandil 39
La Extensión de Benito Juárez        40
Los contactos con las Universidades         41
La renuncia de la Directora y otros funcionarios                   41
La calificación anual, otra cosa para revisar       42

CAPÍTULO IV
NUEVOS AIRES

Tiempos de Susana Farías de Castro        43
El arribo del Director Alberto Beratti                  44
Los CIEs, a cargo de la Dirección de Superior             44
En épocas de ajuste, apelar a la imaginación               44
Inauguración del ciclo lectivo 1992, desde Tandil       45
Director Beratti a la prensa: "... Por la dedicación
del Inspector Néstor Dipaola"                    47
Días contados                47
Un oscuro interinato     47
Primera sorpresa desagradable        48
"No espere ningún apoyo..."             50
Encuentros de reflexión con docentes, autoridades y alumnos      50
Nueva Directora: la profesora Bertrem               51
María Inés: el infame abrazo con la tragedia      51

CAPÍTULO V
SEGUNDAS JORNADAS DE RELFEXIÓN SOBRE LA FORMACIÓN DEL MAESTRO

"¿Nos enseñaron todo mal?    53
"No a las recetas preestablecidas"    55
Directora Bertrem: Capacitación e Investigación                   55
Juan Carlos Pugliese: "Caballeros andantes"               56
Ana Lorenzo: "Un docente para la crisis" 57
Paviglianiti: "Rediseñar el sistema" 57
Raimundo Dinello: "Ya no habrá arbitrariedades de poder" 58
Nadie tomó la posta: el adiós a las Jornadas de Formación del Maestro 59

CAPÍTULO VI
HOMBRE MIRANDO AL SUR

Otras tierras, otro aire, otro río...              61
La Patagonia al alcance de la mano           62
Cómo llegar a Carmen de Patagones                  62
"¿Inspector de qué, me dijo...?"                 63
"La Nueva Provincia" y "Río Negro" 63
Indagando la rica historia de Carmen de Patagones    64
La batalla ganada frente a Brasil, en 1827                  64
La señora Marne 65
El Instituto Nº 25                   66
Morochos con cabello renegrido      66
Casa de la Cultura: una visita con poesía y gualicho            67
Las valiosas "historias de vida" de la señora Emita                67
Gente con mucho entusiasmo: la modificación de "Prácticas"        68
La asamblea, como método superador de conflictos              68
El partido de Villarino            69
El profesor Boland: docente y filósofo                 70
Peras al vino tinto         70

CAPÍTULO VII
CALIDAD EDUCATIVA, COMUNIDAD Y REGIÓN

La preocupación por la calidad educativa 73
Jornadas de Psicopedagogía y licenciatura en la Universidad        73
La Comisión Interrama sobre Medios y Educación       74
Educación, deportes y calidad de vida                74
La calidad y la "transgresión positiva"       75
Otro caso: Bases Sociológicas de la Educación   76
La importancia del texto escrito y cómo fomentarlo     77
Tenerle confianza al otro, también es respetarlo                   77
Los intentos del Director Santiago Boland          78
Primer concurso en el Instituto de Patagones    78
Las materias promocionales: "pasen y vean la obra..."                    79
La importancia del estímulo            80
El opuesto: una crítica constructiva           80
Provincia interior: los de afuera, no son de palo...                 80
Los contactos e intercambios con la comunidad            81

CAPÍTULO VIII
PAREDÓN Y DESPUÉS...

Ya me voy y me resigno...        83
¿Tiende realmente a desaparecer este "Inspector - cartero"?             84
"Disculpe, pero... ustedes son muy... estructurados"            84
Inspectores Jefes para el Libro de los Récords            84
Disparen contra el Inspector           85
El primer fax a Carmen de Patagones       86
Otro fax a Patagones      87
"Emoción violenta"                  87
Carta a la Directora Daleoso            88
El caso de Benito Juárez y otros similares                   88
El lamentable cierre de la Extensión Benito Juárez    89
Una postura distinta por parte de la anterior conducción              89
El acta que la inspectora jefe se negó a firmar             89
El caso de la carrera de Lobería                91
Algo más sobre el tema carreras y ahorros                   92
¿Por qué no se unificaron Benito Juárez y Gonzales Chaves?       92
El caso del Consejo Escolar de Necochea 93

CAPÍTULO IX
QUE NO SE NOS MUERA EL CRITERIO

Las "dudas" de la señora Inspectora Jefe 95
La segunda citación      96
De julio a noviembre     97
¿Premeditación y alevosía u obediencia debida?         98
Sobre la "normativa vigente"            99
Sobre el "desempeño no idóneo"     100
El caso de los "directivos entrevistados"    100
Otras presuntas transgresiones                102
El "régimen de asistencia"      103
Los "viáticos a profesores viajeros"   103
Otros puntos         104
El sumario: declaración en La Plata          105
Y un año después...      106
A la carga Barracas...    107
Las "declaraciones a la prensa"         108
Los presuntos "enfrentamientos"     108
Reconocimiento sobre la "vía jerárquica"       109
Las acotaciones con lápiz       110

CAPÍTULO X
A MODO DE CONCLUSIÓN: LA MAÑANA DE LAS NARICES FRÍAS

La Plata, agosto de 1994         113
La Plata, treinta días después...                114
Post data    119

RESUMEN           121
ULTIMO MOMENTO     127


Resumen (ESCRITO PARA LA DEFENSA POR ESCRITO, JUNTO A LOS DEMÁS CAPÍTULOS, AÑO 2000)

Respecto de los cargos que se me imputan, y sobre las formas de sustanciación del Presumario y posterior Sumario, aclaro y expongo lo siguiente en versión resumida (la explicación y fundamentación ampliada se encuentra en los diez capítulos del presente trabajo):

         1) Se me denegó el pedido de designación de un defensor oficial, solicitado ante el Inspector presumariante el 25 de abril de 1995, y no se me notificó de ello en ningún momento.
(Capítulo IX).

         2) No fui notificado que debía prestar declaración el día 18 de julio de 1995, razón por lo cual no pude hacerlo.
(Capítulo IX).

         3) Dejé debida constancia ese día 18 de julio de 1995, que quería declarar y que se fije por lo tanto nueva fecha, ya que no fui notificado en la anterior. No tuve respuesta alguna.
(Capítulo IX).

         4) A partir de ese momento, recién el 2 de diciembre -aunque con fecha 1º de ese mes- de 1995, recibí el telegrama de que estaba inhabilitado para reasumir el cargo, por haber sido suspendido preventivamente. La reasunción debió ser, precisamente, con fecha 1º de diciembre de 1995.
(Capítulo IX).

         5) La Inspectora Jefe pretendió, por telegrama, que concurriese yo a Mar del Plata solamente para firmar la Resolución de mi suspensión.
(Capítulo IX).
        
         6) Las únicas "violaciones" a la "normativa vigente" que se señalan contaron con el consenso de la totalidad de la comunidad educativa de cada Instituto y los resultados fueron siempre favorables, sin que se registrase perjuicio alguno para nadie.
(Capítulos I a X inclusive).

         7) La Directora de Educación Superior Inés Daleoso reconoce la necesidad de transgredir ciertas normativas cuando con ese accionar se favorece la calidad y el funcionamiento, según lo declaró públicamente en 1991 en Tandil y luego se publicó.
(Capítulo II, subtítulo "El primer panel: Ada Morandi, Jorge Fasce, Inés Daleoso").

         8) No hay denuncia alguna de "entorpecimiento y demora de actos resolutivos", de parte de ningún Instituto. Tampoco en el caso del Consejo Escolar de Necochea, ya que las demoras se debieron a involuntarias y pequeñas omisiones formales que el Sr. Secretario debió obviar desde el vamos, consultando en el Instituto Nº 31, lo que en última instancia sí hizo.
(Capítulos VIII y IX).

         9) Es absolutamente falso que no haya fundamentado técnicamente las aperturas y continuidad de carreras. Por el contrario, siempre mencioné holgada variedad de argumentos sólidos, como se desprende de la lectura del presente trabajo. Dicha apreciación subjetiva legitima mi presunción de persecución hacia mi accionar como Inspector.
(Capítulos I a X inclusive, en particular I, VIII, IX y X).

         10) Es absolutamente falso que haya existido de mi parte "actitud subjetiva, parcializada", etc. y "provocado enfrentamientos" con la Rama. No está demostrado y por el contrario sí está demostrado que se trató de defender lo que había que defender, ética, moral y pedagógicamente.
(Capítulos VIII, IX y X).

         11) Se pretende aplicar censura con la interpretación consignada en el punto 10.
(Mismos capítulos).

         12) Es falso que haya pretendido "demorar la investigación". No hay una sola prueba valedera al respecto. Es otra apreciación subjetiva que denota persecución.
(Capítulo IX).

         13) Existe evidente persecución cuando soy acusado por el "delito" de solicitar un defensor oficial.
(Capítulo IX).

         14) Se falta a la verdad cuando se dice que los directivos entrevistados coincidieron en señalar falencias en cuanto a "gestión técnica" por parte de este Inspector. No consta en sus declaraciones y en cambio dicen que "no se generaron problemas".
(Capítulo IX).

         15) No se incluyen consideraciones positivas y favorables a esta gestión de Inspección, vertidas por la entrevistada Pompeya Luna.
(Capítulo IX).

         16) Se efectuó, por otra parte, una "muestra" que es, cuanto menos, inconsistente: tres directivos sobre dieciocho.
(Capítulo IX).

         17) Se toma como transgresión el caso de la asignatura Bases Sociológicas de la Educación, pero no se tiene en cuenta que contó con el aval de la Inspectora Jefe en la reunión con Coordinadores del Instituto Nº 31 de Necochea de fecha 5 de agosto de 1993. Hay acta obrante en dicho establecimiento. Esto, amén de las fundamentaciones que realizo con amplitud.
(Capítulo VII, subtítulo que dice ("Otro caso: Bases Sociológicas de la Educación").

         18) Se mencionan los "retrasos académicos", cuando estos contaron con el aval de la Dirección de Educación Superior.
(Capítulo IX).

         19) Lo mismo para el tema de las asistencias, año 1994, por tener relación con el punto anterior (retrasos académicos).
(Capítulo IX).      

         20) Se falta a la verdad cuando se dice "ordena duplicar carga horaria", cuando en realidad fue una alternativa más, para convenir luego en forma definitiva (o no), y ante dificultades serias para la cursada de alumnos que viajaban largos kilómetros.
(Capítulo IX).

         21) Se falta también a la verdad cuando se dice "ordena pago de viático a profesores viajeros", cuando también se trató, por el mismo tema, de una alternativa más, y serían aplicados, de obtenerse, fondos privados que serían girados a la Cooperadora, sin intervención de la Dirección de Escuelas, como se demuestra en el acta respectiva. Otra apreciación subjetiva, nada seria y que denota persecución.
(Capítulo IX).

         22) Se incurre nuevamente en incalificable acto de censura cuando se me niega la posibilidad de opinar respecto de "la mayoría de alumnos de un curso que salen mal en los exámenes".
(Capítulo VII, en particular el punto subtitulado "El opuesto: una crítica o una duda" y Capítulo IX).

         23) Sobre Reforma de Reglamento de Prácticas, se obró a partir de un pedido muy bien fundamentado, de acuerdo con una posibilidad reglamentaria existente, y al mes siguiente, ante la evidencia de falta de consenso, se desestimó la solicitud.
(Capítulo VI, subtítulo que dice "gente con mucho entusiasmo: la modificación de Prácticas").

         24) Alumna para rendir en setiembre una asignatura del secundario: fue un único caso, ante comprobada imposibilidad por parte de la escuela secundaria de tomar el examen en julio.
(Capítulo IX).

         25) Es falso que haya abierto "por propia iniciativa carrera en Extensión"; no hay prueba de ninguna índole.
(Capítulo IX).

         26) La autorización al Director Boland no afectaba a los servicios y se favorecía la comunidad toda por su conexión con Internet, que él consiguió en forma gratuita, para el Instituto de Villarino.
(Capítulo VII, subtítulo que dice "Los intentos del Director Santiago Boland").

         27) Los "siete llamados" o los "dos años y medio" son equivalentes y es lo que se hace en todas partes, incluyendo Universidades.
(Capítulo IX).

         28) No hubo modificación de sedes, y mucho menos "de Patagones a Médanos".
(Capítulo IX).

         29) No hubo violación de "vía jerárquica", tal como se expresa. Conté siempre con el aval y excelente predisposición para conmigo, por parte de los Directores de Educación Superior entre 1990 y 1994 inclusive.
(Capítulos IX y X).

         30) Es falso también que este Inspector "no haya cumplido con sus funciones inherentes al cargo". Por el contrario, realizaba las que correspondían y también tareas voluntarias, de colaboración, como organizar Jornadas, conseguir licenciaturas de articulación con las Universidades, favorecer a la comunidad con los intercambios, charlas dictadas, etc.
(Capítulos I y X inclusive).

         31) Las demoras en la remisión de dos o tres expedientes se debieron a la falta de respuesta ante consultas que realicé para el posterior envío, pero sí me ocupé de que los temas involucrados se solucionen, y así ocurrió.
(Capítulo III, subtítulo que dice "El sumario de San Isidro" y Capítulo IX).

         32) Se cae en otro insólito acto de censura cuando se dice que "las inconductas del Inspector Dipaola parten de que hacía declaraciones a la prensa".
(Capítulo IX).

         33) Es falso que haya "permitido la designación antiestatutaria del personal docente de los servicios". No hay reclamos en tal sentido y siempre, en casos de duda, ante la falta de normas claras, consulté a la Rama. Fueron incluidos, por ejemplo, expedientes del año 1992, en que no había normas claras para la designación de personal para los Cies, lo que resolví mediante consultas telefónicas a la Dirección de Superior y obré en consecuencia. No hubo reclamos ni dificultades de ninguna índole, por lo que no tengo dudas de que a cinco años de distancia, se incluyeron esos expedientes con la sola intención de perjudicarme.
(Capítulos varios, y en particular Capítulo IV, subtítulo que dice: "Los CIEs a cargo de la Dirección de Superior).

         34) Se radicó injustamente "denuncia penal" por presunto perjuicio al fisco provincial, por el tema de cursos que presuntamente debieron cerrarse, lo que no es cierto pues siempre se autorizaron, desde la Rama, las necesarias adecuaciones regionales. Sobre el mismo tema, no se hace mención a los ahorros provocados por mi actuación, al no designar cargos determinados, como en San Cayetano, donde correspondía Secretario por POF y no se llamó a concurso porque no hacía falta, etc.
(Capítulos I, VIII, IX y X, en particular en el Capítulo I, subtítulo que dice "El Instituto con un solo directivo", y Capítulo VIII, subtítulo que dice "Algo más sobre el tema carreras y ahorros").

         35) Se me acusó de "inidoneidad", siendo que recibí respaldo absoluto de todos los Directores de rama (1990 a 1994 inclusive), llegando a destacar los mismos, la solidez de mi gestión  ante el periodismo, y designándome representante oficial por la Rama en otros casos concretos.
(Capítulos I a X).

         36) Debí viajar a La Plata para tomar vista del expediente, lo que motivó quedar en inferioridad de condiciones para realizar los descargos, ante la imposibilidad de tiempo y de dinero para obtener fotocopias.
(Capítulo IX).

         37) Ninguna de las "acusaciones" de que he sido objeto provocaron perturbación, molestias, disgustos, preocupación, ni problema alguno de ninguna índole a los servicios, sino todo lo contrario, lo que insto a que se investigue, citando como testigos a directivos, docentes, alumnos y comunidad en general de cada uno de los Institutos, Extensiones, etc.
(Capítulos I a X).

         38) Casi todas las "acusaciones" de que he sido objeto, están relacionadas con hechos ocurridos en fechas muy distantes de mi uso de licencia por razones particulares, lo que hace presumir intencionalidad de rescatar presuntas transgresiones de mi parte, a fin de acumular "elementos" para disponer la injusta suspensión de que fui objeto.
(Capítulos I a X).

         39) La única acusación por un hecho ocurrido muy poco antes de mi retiro por licencia, es la relacionada con mis notas a Institutos y a la Dirección de Educación Superior, declaraciones a la prensa, etc. con motivo de las carreras, que explico y fundamento en el capítulo VIII de este trabajo, circunstancia que se complementa con la presunción que formulo en el ítem anterior y refuerza la presunción de haber sido objeto de persecución.
(Capítulo VIII, subtítulos varios).

         40) Refuerza también la presunción de persecución, el hecho de que no se haya mencionado ningún atenuante relativo a mi fructífera labor desempeñada durante cuatro años, produciendo importantes innovaciones y aportes concretos para la educación provincial, que demuestro con hechos probados en este trabajo.
(Capítulos I a X inclusive).

Subir
- Néstor Dipaola -
historiadordetandil@gmail.com - nestordipaola@yahoo.com.ar - Teléfono móvil: 0249-154-628639
Tandil - Provincia de Buenos Aires - Argentina