Mar 2018
El de este año, 2018,
fue el mejor “Canta Zitarrosa” en Tandil
Por Néstor Dipaola

Así lo ha dicho el público que asistió en marzo al Teatro Municipal del Fuerte y es probable que así sea.
En 2013, año en el que además se inauguró la Plaza Alfredo Zitarrosa con el monumento en granito, también estuvieron tres “monstruos” cantando como Leonardo Pastore, Miguel Duré y nuestro Carlos Mansilla, este año el espectáculo fue superador en cuanto a ritmo, acústica y organización.
La consigna, desde el vamos, fue poca y casi nula conversación y luego “directo al grano”. Y así es mejor, porque no se prolonga en exceso y se gana en dinamismo.

El semillero

Vale mencionar que a Pastore lo acompañó, como es habitual, el joven pero a esta altura eximio pianista Hernán Malagoli. Por su parte, Duré llegó desde su Fray Bentos natal con su guitarra, que le resultó un fiel complemento para su canto espectacular. Y el lugareño Mansilla eligió como compañía musical al reconocido violinista Leonardo Ventura.
Eva Cardoso realizó sus temas con el decano de los guitarristas de Tandil, Argentino Irrutia.
Y desde hace ya varios años, el “Canta Zitarrosa” ha ido generando un verdadero semillero de valores jóvenes que se inclina por esta música tan particular y con un contenido muy profundo en lo literario y en lo social en las respectivas canciones. Esta vez, la innovación vino de la mano del cantante de rocanrol Esteban Román, quien sobresalió en su interpretación muy bien versionada de “Recordándote”.

Los organizadores invitaron en aquella ocasión a un grupo de músicos y cantantes lugareños con la consigna de interpretar temas del cantautor oriental o canciones afines, siempre rumbeando para el lado de la milonga.
La idea era hacer ese homenaje, por los 65, por eso del “número redondo” que siempre llama la atención a todos menos a los quinieleros, porque aunque el número 100 o el 1000 tienen las mismas posibilidades que cualquier otro para enriquecer a los apostadores, casi nadie cree que justo va a salir la bolilla con un doble o triple cero.
Sesenta y cinco años de don Alfredo y un espectáculo en su honor. Por esa única vez, claro. Así se planteó la cosa. Ni los organizadores ni los artistas invitados para la ocasión. Pero la gente sí lo pensó. Porque hubo un marco de público inesperado por lo numeroso y entusiasta. Que con los acordes de la última nota musical de la noche propuso que esa idea debía tener continuidad.
Y así fue. En el mismo lugar de la calle Montevideo se realizó en 2002 y 2003. Este último, desbordó. Mucha gente se quedó afuera, en la vereda, y las casi 200 personas en el patio, estaban demasiado apretadas y sin poder movilizarse a buscar la copita de vino tinto o la empanada reparadora, en la cantina…
A partir del año 2004, entonces, hubo que buscar espacios más amplios. Así fue como se fueron variando los lugares. El Salón de los Espejos y el Auditorio Alfa del Centro Cultural Universitario, el Teatro del Fuerte y el Salón Blanco del Palacio Municipal, fueron los elegidos.

LA PREVIA, CON MIGUEL DURÉ Y LEONARDO PASTORE

DURÉ, ZITARROSA Y TANDIL
“Lo escuché por primera vez a los seis años, en la casa de mi abuelo”

Por el año 2005 alguien le comentó al excelente cantante uruguayo Miguel Duré, que en Tandil se homenajeaba a don Alfredo cada mes de marzo. Y el hombre se vino. Con absoluta humildad se presentó y pidió que lo dejen cantar aunque sea un par de temas, teniendo en cuenta que el programa ya había sido confeccionado. Fue en el Teatro del Fuerte. Cantó y -como se diría en la cancha- “la rompió”.
No pronunció demasiadas palabras esa noche. Se dedicó a agradecer los aplausos, aclarando permanentemente que de ninguna manera eran para él, sino para Zitarrosa.
Pero la cosa no quedó ahí, sino que el hombre, además, se enamoró de Tandil, de su paisaje y de su gente, a la que comparó con la del interior de su Uruguay natal, ya que él es de Fray Bentos, departamento de Río Negro.

“MI MISION ES RESCATAR LA MILONGA”

Miguel Duré siempre ha señalado que su objetivo artístico es el de rescatar la milonga surera, rioplatense, esa que rinden culto los payadores, los decimistas, y en general quienes tienen algo que decirle a las cosas de la tierra y a su gente, en esta región del mundo.
“Yo sé que no se trata de algo masivo, rentable para nosotros –sostiene- pero tengo el convencimiento de que debemos apostar a lo que nos gusta, a lo que sentimos. Y sobre todo, jugarnos por la buena poesía, comprometernos con la vida, con la sociedad, con nuestra Patria Grande que soñaron Artigas, San Martín y Bolívar”.
A la hora de mencionar a los grandes maestros precursores, Duré reconoce que “no es fácil seguir el camino de dos grandes del Río de la Plata en este rubro como lo han sido, cada uno en lo suyo, los geniales Atahualpa Yupanqui y Alfredo Zitarrosa”.
-¿Qué significa Zitarrosa en su vida?
-Definir un sentimiento por don Alfredo, no digo que sea difícil, pero me quedo casi sin palabras… Es uno de los cantores y uno de los poetas más emblemáticos del Uruguay en toda su historia. En mi caso, lo amo muy profundamente. Admiro, por sobre todas las cosas, esa gran valentía que siempre tuvo, y en particular en aquellos tiempos oscuros de dictaduras en ambos países del Plata y casi toda América Latina. Me hubiera gustado que hubiese vivido estos momentos de gobiernos del Frente Amplio en el Uruguay. En resumen, fue un hombre que supo defender la libertad a través del canto.
-¿Recuerda en qué momento lo escuchó por primera vez?
-Sí, fue en la casa de mi abuelo Juan Pablo, en Fray Bentos. El había sido uno de los fundadores del Frente Amplio en mi ciudad. Tenía un montón de discos del “Flaco”, todos envueltos y escondidos. Con el tiempo me di cuenta que lo hacía para zafar de la censura de la dictadura. Yo lo escuchaba sin saber quién era ese cantor. Tenía seis años.
-¿Cómo marcha su actividad artística en la actualidad?
-He logrado actuar en varios festivales en mi ciudad, Fray Bentos, y en lugares de la región. Últimamente me he dedicado más a una línea folklórica latinoamericanista. Presenté un disco en Montevideo, hace un año atrás, precisamente en la Sala Zitarrosa y me fue muy bien.

TANDIL, ESE GRAN AMOR…

-¿Se siente bien por esta posibilidad de volver a Tandil luego de tres o cuatro años?
-Claro que sí. Con Tandil sentí algo así como un amor a primera vista. Confieso que no me había pasado nunca con otra ciudad que no fuera la mía, claro. Pero cuando esa vez me invitaron, conocí a la gente que organizaba el recital de Zitarrosa y me llevaron a recorrer los primeros paisajes, quedé deslumbrado. Por la belleza externa pero sobre todo la interna, la del corazón. Me da pena que este encuentro sea el último en su tipo, con esta magnitud, pero reconozco que no es fácil, y menos cuando no hay apoyo. Yo fui varios años consecutivos, con cuatro músicos incluso, pero en esos años hubo auspicio económico por parte de la Secretaría de Cultura de la Nación, recuerdo. Si eso no ocurre, no se puede, realmente.

LEONARDO PASTORE

El canto del pueblo, en el Colón…

Leonardo Pastore, un brillante tenor nacido en Lanús hace 45 años, es el típico “cantor del Teatro Colón”. Por formación, por su voz, por sus características artísticas tan especiales. De hecho, allí ha actuado, por supuesto. Y darían ganas de escucharlo una y mil veces en un escenario de tanta magnitud y exquisitez. Sin embargo, su espíritu ha transitado desde siempre por la poesía y el canto popular. Tal vez porque desde muy pequeño, supo acompañar a su padre a las mejores veladas tangueras en el mítico café Tortoni. Y ahora, en la plenitud de su repertorio y su arte, ha logrado generar una mágica simbiosis entre el fango y la más alta academia. En efecto, en el campo de la ópera se luce como tenor, al interpretar a las figuras más importantes del género, tal el caso de Werther, Rigoletto, Tosca, La Boheme, La Traviata, Elixir de amor, Lucia di lammermoor, Cuentos de Hoffmann. Ha actuado en casi todos los países sudamericanos, en Japón, y otros sitios.

LEO Y TANDIL, ENTRE DON ALFREDO Y DON CARLOS
En Tandil estuvo dos veces anteriores. Lo conocimos cinco años atrás en la edición número 13 de “Canta Alfredo Zitarrosa”. Y regresó poco después para un homenaje a Carlos Gardel. Y el sábado próximo estará presente en el 18º Zitarrosa, en el Teatro del Fuerte.
Con él dialogamos días pasados, de la siguiente manera:

-¿En qué circunstancia “descubrió” a Alfredo Zitarrosa? ¿Alguien escuchaba música uruguaya en su casa?
-Un día llegue a casa de mi cuñada y estaba escuchando el recital de Alfredo en Obras. Directamente quedé como suspendido en el tiempo al oír su voz, los temas y el tremendo acompañamiento de guitarras.
-¿Y en qué momento empezó a gustarle de tal manera que se decidió a cantar temas de él, y además, editar un disco...?
-A partir de allí siempre me gustó y algunos de sus temas los cantaba en privado, hasta que un día charlando con mi amigo pianista Hernán Malagoli descubrí que él también era fanático de Alfredo y decidimos hacer un disco tributo con arreglos de Hernán y músicos invitados.
-¿Cómo definiría a Zitarrosa desde lo artístico, lo humano y desde lo filosófico?
-Creo que fue todo uno. Artista y persona cabal y acorde a las circunstancias que se vivieron en su tiempo. Escribía y cantaba tal cual era en la vida misma. No sé si todos pueden decir lo mismo. Por eso que es tan respetado no solamente por el público, sino entre el ambiente de artistas de la música y el canto.
-¿Le agradan también otras expresiones de la música uruguaya, como pueden ser otros intérpretes del Canto Popular, o las murgas, por ejemplo?
-Totalmente. Soy un loco de todo eso. Tengo muchísimas grabaciones de Los Olimareños, Numa Moraes, Daniel Viglietti, El Sabalero por citar algunos. Las murgas y todo lo que tenga que ver con el “paisíto” me apasiona. Siempre pongo atención en ilustres de la guitarra como Julio Cobelli, Toto Méndez y Silvio Ortega. O artistas como Maia Castro y Guadalupe Romero, que son las dos voces jóvenes que más me gustan del Uruguay. Me pasaría meses recorriendo ese país una y otra vez sin cansarme
-Sabemos que lo quieren mucho en Montevideo. ¿Cómo le ha ido? (Entre paréntesis, le contamos que las hijas de don Alfredo al enterarse de que cantaría el 17 en Tandil, le mandan a través nuestro un fuerte abrazo…)-
-Bueno, muchas gracias. Con Malagoli hicimos un concierto dedicado a Alfredo en la misma sala Zitarrosa y fuimos recibidos y acompañados por Moriana y Serena con mucho afecto, cosa que para nosotros significó una gran alegría. Además, otros amigos como Julio Corrales y Numa Moraes y sus esposas nos recibieron con tanto afecto que siempre dan ganas de volver y compartir con ellos nuevas veladas.

-El público de Tandil recuerda con entusiasmo su gran actuación cumplida en el año 2013, oportunidad en que se inauguró la plaza Zitarrosa y el monumento. ¿Está expectante por esta nueva actuación, un lustro más tarde, el sábado 17?
-La verdad que sí. Aprecio mucho a toda la barra zitarrosiana de Tandil. Aquella vez el público tandilense
me brindó todo su afecto. El 17 intentaré retribuirles con mi voz todo lo bien que me hicieron sentir aquellos días memorables.

MOMENTO DIFÍCIL PARA LA MÚSICA

-¿Cómo observa el panorama para músicos y cantantes argentinos en la actualidad?
-Debo ser totalmente sincero. Creo que hay muchos sitios por ocupar y que hay una demanda del público en ese sentido pero siempre están los mismos. Hay muchas propuestas que no tienen cabida y muchos buenos artistas que no tienen lugar. Todo debe ser autogestionado y a decir verdad no me gusta nada. Por citar mi caso, tengo un álbum dedicado a Gardel que llegó a los Latin Grammy, que en Canadá se ofrece en las disquerías como un regalo del corazón, una forma de obsequio especial y aquí no puedo cantarlo en vivo en ninguna sala cultural como ser el CCK o la Usina del arte. Y como mi caso hay miles. Pero uno debe seguir peleando por lo que ama. No pienso quedarme quieto. Seguiré siempre adelante.

May 2014
Santa campeón
Esta vez vine como hincha...
Feb 2012
La Movediza
Un siglo de la caída de la Piedra de Tandil
Ene 2012
Homenaje
Esteban Berrozpe, músico y amigo
Set 2011
Música y Sociedad
El Indio Solari
Ago 2011
Sociedad
Convocatoria a varones, el miércoles 25 a las 10.
Ago 2011
Homenaje
Nos dejó Abel Carbone, el de las "Crónicas de una Epoca Feliz"
Ago 2011
Tango - Tandil
La Movediza es Gardel
Ago 2011
Historias
Las Radios Uruguayas
Jul 2011
Historias
Mi Padre
Jul 2011
Vibraciones
Juan Martin y la Tandilidad
Subir
- Néstor Dipaola -
historiadordetandil@gmail.com - nestordipaola@yahoo.com.ar - Teléfono móvil: 0249-154-628639
Tandil - Provincia de Buenos Aires - Argentina