Jul 2017
FUELLES QUE HICIERON HISTORIA
A 20 años de las actuaciones del Conjunto Tandilense de Bandoneones en la Cumbre Mundial de Montevideo

Por Néstor Dipaola
Noviembre de 2016.
20 años no es nada. Lo dice la propia letra tanguera. Sin embargo, pasan cosas durante ese tiempo. Por otro lado, cuando se trata de evocar algo importante en la vida de los pueblos, están muy bien los festejos. Que haya evocación, homenajes, nostalgias, palabras, brindis. Y lágrimas también, por supuesto.
Eso es lo que ocurrirá en los próximos días, más exactamente el viernes 25 de noviembre, cuando se realice un brindis del reencuentro por los 20 años de la histórica participación del Conjunto Municipal de Bandoneones de Tandil en la Tercera Cumbre Mundial del Tango, llevada a cabo en la ciudad de Montevideo.
En la ocasión, el Centro Cultural Chapaleofú le entregará la distinción Ñuke Curá (Madre Piedra en mapuche) a los muchachos del grupo, en particular al director Norberto Matti.
Quien escribe esta nota, tuvo la dicha de estar presente en esos días de gloria para la música de Tandil. Para la cultura nuestra, en general. Viajamos en el ómnibus que trasladó a la delegación en forma especial para estar allí, en circunstancias en que el grupo lugareño realizó tres actuaciones. A cual mejor, a cual más aplaudida y siempre con muchísimo público. Debe recordarse que en el imponente auditorio del shopping Punta Carretas hubo más de mil cien personas. Los otros dos escenarios fueron más pequeños, pero el dato anterior habla a las claras del interés que había concitado este conjunto tandilense con presencia masiva de fuelles, pero también de otros instrumentos, así como cantantes y bailarines.

UN POCO DE HISTORIA: EL ORIGEN, ALLÁ POR 1985

El Conjunto de Bandoneones nació casi por arte de magia y se constituyó en uno de los orgullos más grandes del tango en Tandil, a través de la historia. En gran medida, se lo debemos a Gardel. ¿Por qué? Resulta que allá por 1985 Carlitos fue el centro de los homenajes, con motivo de los 50 años de su trágica muerte en Medellín. A instancias del recordado actor y bandoneonista Luis Cicopiedi y del locutor y animador radial Rubén Cacho González, que los reunió por primera vez en LU 22, se juntaron los fuelles serranos para homenajear a Gardel el 24 de junio de ese año.
Esa función en público iba a ser, supuestamente, por única vez. Homenaje al gran Carlitos. Y punto. Pero la cosa anduvo demasiado bien. El ex teatro Auditorium, con 160 butacas, desbordó. Se quedó mucha gente afuera, con las ganas. Y eso estimula: Aplausos. Bises. Desborde. Hubo que hacer otra actuación. Y otra. Y otra. Entonces, ¿por qué no continuar? Y así fue. Se lo nombró director a Norberto Matti, un gran estudioso, y el grupo continuó. Con el tiempo hubo cambios. Algunos debieron retirarse por razones personales y otros fallecieron. La ley biológica. A cambio, se agregaron un violín, un contrabajo, cantantes y bailarines. Un poco más adelante, un guitarrista también.
Las satisfacciones para el grupo fueron muy grandes, porque lo pedían de los lugares más diversos. No obstante, una notoria desventaja fue siempre la cantidad de integrantes. Si bien eso es lo que más llamó la atención, el problema es el traslado,  los costos por tratarse de tanta gente. Así y todo visitaron muchas ciudades y actuaron con los mejores halagos en Buenos Aires.
Pero tocaron el cielo con las manos en noviembre del año 1996, cuando fueron convocados desde Montevideo, invitados para ser protagonistas de la Cumbre Mundial del Tango. Al año siguiente volvieron a la capital oriental, para un encuentro más pequeño, pero también internacional, otra vez organizado por la laboriosa agrupación Joventango de Montevideo.
Y en el ’98 alcanzaron el cielo por segunda vez: fueron llamados desde Alemania, para actuar en Carlsfeld, cuna del bandoneón. En octubre de 2000 repitieron esa experiencia. Con el agregado de que  a la ex fábrica  Doble A llevaron 16 instrumentos a ese lugar que los vio partir hace tantas décadas. Fue un momento muy emocionante y los alemanes no podían creer que estuvieran tan bien conservados.

CÓMO EMPEZÓ TODO: AQUELLA INMENSA SORPRESA INICIAL

Allá por el invierno del '96, los muchachos del Conjunto Municipal de Bandoneones de Tandil se sorprendieron con la novedad: había posibilidades de estar presentes en la Tercera Cumbre Mundial del Tango, que se realizaría en Uruguay en noviembre de ese año.
Tomaron la noticia con reservas, o por lo menos con calma, con tranquilidad. "¿Nos invitarán finalmente? ¡Hay tantos candidatos…!", pensaron ellos, con el director Norberto "Beto" Matti a la cabeza.
Pero con la esperanza a cuestas, enviaron el material que les pedía la agrupación "Joventango", de Montevideo.
Beto y compañía se juntaron para grabar lo mejor que estaban haciendo en ese momento, y lo enviaron, junto con material periodístico que reseñaban algunas actuaciones, nombres de los integrantes, trayectoria, características del grupo, etc.
La respuesta de los uruguayos no se hizo esperar demasiado. "¡Vengan sí o sí, por favor!", respondieron cuando se enteraron que el Conjunto de Tandil actuaba con doce o trece bandoneones (algo difícil ya en este momento, 1996) un violinista, un contrabajista, tres parejas de baile, dos cantantes.
¡Vengan! Y allí fueron, entonces. Eran nuestros embajadores y habría que ver cómo respondía el público del hermano país.
Y lo cierto es que los muchachos hicieron estragos. Más de dos mil personas en tres actuaciones, aplausos que resultarán imborrables, muchas emociones y la promesa de volver a cruzar el charco.
"Joventango" trabaja tanto y tan bien en favor del dos por cuatro en el Río de la Plata, que organiza importantes encuentros todos los años, aunque por supuesto la mencionada Cumbre Mundial haya sido el acontecimiento más significativo porque ahí hubo músicos de tango de los nuestros (argentinos y uruguayos) pero también de Alemania, Japón, Francia y países considerados "exóticos" desde el punto de vista tanguero, como Finlandia o Noruega, entre otros.

UNA CUMBRE PARA TANDIL

En la Cumbre Mundial del Tango 1996 -brillantemente organizada y que se desarrolló en Montevideo y varias ciudades del interior oriental- el Conjunto de Bandoneones de Tandil actuó en tres ocasiones en la capital: en el Parque José Enrique Rodó, en la sede de Joventango del Mercado de la Abundancia y en el auditorio del Punta Carretas Shopping. Esto último fue emocionante, por la cantidad de gente y por la calidez del público, que aplaudió de pie a los serranos. Todos resultaron gigantes, pero mucho más la parejita de baile de chiquitos de nueve años procedente de Barker (partido de Benito Juárez) que por entonces integraba el grupo. Nadie podía creer que pudieran hacerlo tan bien. Fueron los ídolos de los montevideanos, al igual que el resto del conjunto, que sonó mejor que nunca durante esas espléndidas e inolvidables jornadas.  
Puede decirse que se dio algo así como un romance entre el público de Montevideo y el conjunto de Tandil. Por los aplausos, por las miradas de sorpresa y emoción.
A 20 años, vayan nuestras reiteradas y merecidas felicitaciones.

May 2014
Santa campeón
Esta vez vine como hincha...
Feb 2012
La Movediza
Un siglo de la caída de la Piedra de Tandil
Ene 2012
Homenaje
Esteban Berrozpe, músico y amigo
Set 2011
Música y Sociedad
El Indio Solari
Ago 2011
Sociedad
Convocatoria a varones, el miércoles 25 a las 10.
Ago 2011
Homenaje
Nos dejó Abel Carbone, el de las "Crónicas de una Epoca Feliz"
Ago 2011
Tango - Tandil
La Movediza es Gardel
Ago 2011
Historias
Las Radios Uruguayas
Jul 2011
Historias
Mi Padre
Jul 2011
Vibraciones
Juan Martin y la Tandilidad
Subir
- Néstor Dipaola -
historiadordetandil@gmail.com - nestordipaola@yahoo.com.ar - Teléfono móvil: 0249-154-628639
Tandil - Provincia de Buenos Aires - Argentina